TUG transporta materiales en oficinas de manera autónoma

TUG transporta materiales en oficinas de manera autónoma

Hoy no os hablamos de Exoesqueletos, sino de este robot que nos va ha hacer la vida más cómoda. Se llama TUG es un robot colaborativo de altas capacidades que es capaz de relacionarse con los humanos y de realizar numerosas funciones de forma autónoma. Podemos asegurar que es un robot de servicios dedicado a la intralogística, ya sea en un hospital, hotel, oficina o factoría. Hay que recordar que conforme algunas investigaciones, en el sector del turismo y de la hostelería el sesenta y seis por ciento de los trabajos pueden ser automatizados antes del dos mil cincuenta y cinco.

El robot mayordomo ha sido creado por una empresa de robótica de nombre Aethon con sede en Pittsburg, al oeste del condado de Pensilvania. Su finalidad era crear una aplicación de conducción autónoma. TUG se mueve por medio del uso de sensores láser que le permiten detectar objetos en su entorno.

TUG transporta materiales en oficinas de manera autónoma

Capacidades del robot mayordomo

La apariencia del androide seguramente no es lo más atractivo de TUG, y por esta razón le suelen comparar con una cabina de teléfono. Por encima de esos detalles sí que debemos de encomiar sus prestaciones para llevar materiales, fármacos o maletas, si hablamos de que su trabajo se realice en un hotel. Allá es capaz de efectuar tareas cotidianas como es llevar a un usuario con el equipaje, de mostrarle los servicios de un hotel y de aun guiarle hasta su habitación. También detecta en qué momento se le va a acabar la batería y de ir solo hasta el punto de recarga. 

Para subir en un elevador o bien pasar por las puertas de su área de trabajo, dispone de una aplicación digital que, a través de wifi, el software lanza una señal a fin de que detecte la presencia del robot y se abran las puertas a su paso.

Evitando llegar a la completa automatización de hoteles, como es el caso del Fly Zoo de Alibaba, son muchas las cadenas hoteleras que han apostado automatizar parte de sus tareas más repetitivas.

Sirva de ejemplo el Hotel Sheraton de San Gabriel, en Los Ángeles, quien anunció la incorporación del robot TUG entre su plantilla para hacer más eficiente su servicio a los huéspedes. Definitivamente es una inversión importante por las tecnologías incipientes, decisión que le ha servido para ser la primera cadena hotelera de Estados Unidos en utilizar robots autónomos inteligentes.

Como señala Wanda Chan, el directivo del Sheraton de San Gabriel señala que “es imprescindible proporcionar al huésped las novedades tecnológicas, además de que son intrigantes y divertidos”.  Para no terminar de lanzarse a la piscina, de momento la cadena hotelera ha estimado oportuno destinar unos ascensores alternativos para evitar que los utilicen con los clientes del servicio, hasta que las personas estemos más habituados a utilizar los espacios con el robot TUG.

Robot humanoide Cassie de Agility Robotics

Robot humanoide Cassie de Agility Robotics

Poco a poco se está probando que los robots humanoides bípedos son los más aptos para imitar nuestras funciones y para poder andar por nuestro ambiente. El Laboratorio de Autonomía Dinámica y Robótica Inteligente (DAIR) está entrenado una nueva aplicación robótica. Su nombre es Cassie, y aunque tiene forma de exoesqueleto no lo es. Se trata de un robot de dos piernas creado por la empresa de robótica Agility Robotics. Con el fin de que podáis haceros idea, recordaros que se trata del hermano mayor de Digit, el robot que es desarrollado por Ford para llevar paquetes a nuestras casas.

Cassie ha sido creado para investigar los algoritmos que están creando en este laboratorio con el fin de ayudar a que otros robots puedan caminar y desplazarse por todo género de terrenos.

Los robots que andan sobre dos extremidades son más estables en el momento de rodear objetos y gente, así como ascender por rampas. “Esto es útil en todo tipo de sistemas, incluida la exploración básica, pero asimismo en labores de recuperación en catástrofes y también en inspección de espacios. Eso es lo que ha llamado el interés de la industria en estos días” señala Michael Posa, responsable del proyecto de la Escuela de Ingeniería y Ciencias Aplicadas.

Dos investigadores licenciados en el DAIRLab son los encargados de testar los algoritmos que allá crean en Cassie. Se crea el código en un computador y se prueba con el robot. “En general, si no funciona en la prueba, no va a marchar en el mundo real” señala Posa.

Tal como afirman, poner en práctica el algoritmo de Inteligencia Artificial es laborioso, puesto que la aplicación es un punto intangible en lugar de una máquina real, es decir, un robot bípedo, por ende, hay que hacer que aprenda el algoritmo.

Una vez se ha confirmado la respuesta de Cassie al algoritmo, los ingenieros pueden reajustar el código que se le da. Una de las principales ventajas de programar robots es que se les puede probar llevándolos hasta el máximo de sus capacidades.

De las piernas del robot resalta que sus rodillas se doblan hacia el interior, es decir, en sentido contrario, lo que le facilita bajar por las escaleras. hay que tener en cuenta que su movimiento es hiperrealista si lo equiparamos con el de los humanos, de igual manera que la velocidad que puede alcanzar. Investigar en mejorar la capacidad de movimiento de Cassie es invertir en el desarrollo de las próximas máquinas mecánicas bípedos que van a ser desarrolladas y vendidas. Así ha sucedido con el robot Digit, que ya ha pasado diferentes test en trabajos de entrega a domicilio, si bien sus características les van a facilitar trabajar en otros muchos sectores, así sea como robots exploradores o para trabajar en desastres naturales.

HyQReal, el robot con forma de perro que te salvará la vida

HyQReal, el robot con forma de perro que te salvará la vida
HyQReal, el robot con forma de perro que te salvará la vida

Las empresas de robótica crean continuamente exoesqueletos y robots con los que proteger a las personas durante y después de las tragedias. Párate a pensar cuáles son las consecuencias de un seísmo, de un un volcán en erupción expulsando lava y gases dañinos o un incendio en una planta de productos químicos… ¿Por qué razón necesitamos proseguir arriesgando la vida para salvar otras?

Parece lógico pero es la pregunta que quizás se realizaron en su instante en IIT (Instituto Italiano de Tecnología) con Claudio Semini a la cabeza del departamento de Dynamic Legged Systems.

Los desastres en muchas ocasiones se caracterizan por ser difíciles de pronosticar, y mucho menos minimizar las consecuencias asoladores derivados de ellas. Por esta razón en IIT, en colaboración con Moog Controls LTD., han trabajado en el proyecto de HyQReal, una aplicación robótica con aspecto de can que tiene unas peculiaridades que le facilitan para ser el aliado idóneo para enfrentarse a situaciones de peligro.

La finalidad de este robot es eludir poner en riesgo a personas cuando se preparan para poner a resguardo otras personas. Hay otros robots con ruedas o bípedos, los que han evidenciado disponer impedimentos para avanzar entre cascotes, barro o bien hielo. HyQReal ha sido diseñado con 4 patas con patas de goma, que le dejan la movilidad de un rover y optimizar su fuerza en entornos de riesgo. 

Origen y particularidades del robot de rescate HyQReal

El robot de rescate es la nueva versión de prototipos precedentes, como son HyQ y HyQ2 MAX, los que ya sabían correr y saltar en terrenos duros. Merced a la asociación con Moog Controls LTD., mejoraron al máximo las capacidades de HyQReal con respecto a las de sus antecesores. Ahora dispone Inteligencia Artificial, autonomía energética y un poderoso software avanzado de servos de nombre TRL-4, el cual se encuentra colocado en las rodillas de los brazos robóticos del robot.

Sin embargo su particularidad principal que es la desconcertante fuerza que tiene, capaz de tirar de una avioneta de más de tres mil kilos como podemos apreciar en el vídeo.

Las dimensiones de este robot son de 90 cm de altura por ciento treinta de longitud, con un peso que oscila los 130 kilogramos.

¿Qué le depara el desarrollo de su tecnología a HyQReal?

Actualmente el robot requiere estar monitorizado por un operario y por esta razón en IIT se están dejando la piel en mejorar la distancia inalámbrica desde la que supervisar el dispositivo. La tecnología avanza, y en breve tendrá la posibilidad de tomar decisiones por sí mismo merced a las cámaras y sensores que lleva instaladas.

STAG son los nuevos guantes del MIT para que puedan tener sensibilidad los robots

STAG son los nuevos guantes del MIT para que puedan tener sensibilidadlos robots.

Parece ser que no es suficiente que los robots sean máquinas que se ocupen de los trabajos más repetitivos y tediosos o bien nos faciliten la estancia en hoteles, empresas y institutos. Cada vez se incide más en que su aspecto y sus características sean lo más similares posible a las de un humano. Y no únicamente eso, también se quiere que sientan lo mismo que sentimos nosotros mismos al tocar un objeto. Pues según lo que parece lo van a conseguir merced a unos renovadores guantes.

Guante con tacto creada por el MIT

Nuestras manos están creadas por una red increíble de receptores sensoriales o bien mecanorreceptores de diferente tipo que responden ante la presión mecánica y tienen la capacidad de transformar un estímulo mecánico, químico o electromagnético en un impulso inquieto.

STAG son los nuevos guantes del MIT para que puedan tener sensibilidadlos robots

Los desarrolladores del MIT han inventado un guante sensorial, de nombre Scalable Tactile Glove (STAG) compuesto por 550 sensores de presión colocados en la palma del guante que producen un patrón reconocible para el dispositivo robótico y la Inteligencia Artificial. Este guante, conectado a un ordenador, recoge los datos y la medición de la presión recogidos con esos sensores y los convierten en un “vídeo táctil” con los que “enseñar” a una red neuronal convolucional (CNN) y poder reconocer qué objetos son por el tacto.

Guantes con tacto baratos para los robots

Aunque sea difícil de creer, el material preciso para producir dichos guantes tienen un precio en torno a los 10 dólares, y se pueden encontrar con determinada facilidad. Se componen de una película atravesada por una red de sesenta y cuatro fibras conductoras en diferentes direcciones, las que se ubican unidas a un guante común.

Subramanian Sundaraman, encargado de la investigación, ha confirmado que “hemos demostrado la utilidad de una estrategia económica y simple para crear sensores táctiles con los que monitorizar grandes áreas”.

El uso de esta tecnología en miembros artificiales o bien partes mecánicas puede ser increíble. Los fabricantes de prótesis son capaces de usar la información que consiguen de los sensores de presión y personalizar las prótesis, con el objetivo de que la persona pueda interactuar de manera normal con objetos. Uno de los desafíos es que el dispositivo pueda de advertir el peso y la estructura del objeto. Es posible que este sistema multisensorial pueda ser utilizado en diagnósticos médicos, en rehabilitaciones de lesiones y en la creación de prótesis y manos robóticas. En un futuro poco a poco más próximo los robots tendrán de tacto a un costo insignificante. Somos siendo conscientes de que la evolución es tan necesaria como necesaria, y avances como el que ha alcanzado el MIT, nos aproxima un tanto más a obtener la meta.

Te invitamos a que descubras las últimas noticias de nuestros exoesqueletos